Consejos útiles

Consejos útiles

Para hacer una excursión dominguera como cicloturista, o para ir de vacaciones en bici unos días, no hay que ser atletas super-preparados sino simplemente personas con el espíritu justo a las que les gusta hacer algo de movimiento de vez en cuando. Lo más importante es ser conscientes de la propia condición física y de los propios límites y, como consecuencia, escoger recorridos adecuados a las propias posibilidades.
Está claro que quien monta en bici sólo algunas veces, tendrá que evitar itinerarios demasiado largos y, sobre todo, que propongan subidas difíciles: Escoger recorridos más allá de las propias posibilidades es lo peor que se puede hacer porque pueden transformar una jornada de diversión en un cansancio exagerado e inútil. Una solución para no cometer este error puede ser empezar con los itinerarios más fáciles para darse cuenta "sobre la marcha" de la propia condición física y, si éstos se superan sin dificultad, se puede pasar gradualmente a los más difíciles.

Para afrontar los itinerarios fáciles que se proponen en esta guía no se necesita ninguna preparación básica sino solamente ser personas activas que salen en bicicleta dos o tres veces al mes para mantenerse en forma sin olvidar que, también el spinning, es un modo válido de prepararse. Mantenerse en forma yendo al gimnasio o a la piscina, puede ofrecer ya una condición física básica más que suficiente: lo importante es pedalear sin prisa y no hacer más de la cuenta.

Los itinerarios medios, con distancias que van de 30 a 60 km, se dirigen a personas que tienen algo más de confianza con la bici, es decir, que salen por lo menos 4 ó 5 veces al mes a pedalear 1 ó 2 horas, enfrentándose con algunas breves subidas. Para prepararse y superar sin problemas estos itinerarios, sería ideal entrenarse los dos meses anteriores, pedaleando un par de veces a la semana durante una hora y media.

También en este caso, ir al gimnasio y asistir a 1 ó 2 clases de spinning a la semana, puede garantizar una condición física buena para el tipo de esfuerzo que se necesita.

Por el contrario, los itinerarios difíciles van dirigidos al cicloturista preparado que monta en bicicleta con una cierta continuidad, por lo menos en el período que precede a la excursión o a las vacaciones en bici.
Las grandes distancias y, sobre todo, las dificultades altimétricas, son directamente proporcionales al cansancio. En este caso hablamos de personas que pedalean con regularidad (un par de veces a la semana) y que, periódicamente, permanecen en el sillín más de 3 ó 4 horas enfrentándose a grandes subidas de más de 8 ó 10 km. ROPA
El cicloturista no necesita prendas de vestir estrictamente técnicas y, para enfrentarse a los itinerarios más fáciles, bastan un par de pantalones cortos y una camiseta.
Sin embargo, utilizar pantalones de ciclista es una buena idea que vale para todos ya que los culotes hacen más cómodo y agradable pedalear. Hay que añadir el casco, instrumento de seguridad que no tiene que faltar nunca entre las prendas de vestir del buen cicloturista (actualmente se venden modelos muy bonitos y ligeros a precios más que buenos).
No hay que olvidar tampoco un par de gafas de sol, mejor si

son profesionales, muy útiles para proteger los ojos del viento y de los insectos.
Para el que decida pedalear con una cierta continuidad, es conveniente utilizar también guantes de ciclista para proteger las manos y agarrar mejor el manillar, una camiseta técnica transpirable con bolsillos traseros, para llevar todo lo necesario, y un par de zapatillas de ciclista para los pedales con calapié o desenganche automático.

QUÉ LLEVAR
Los que se mueven con guías o viajes organizados no tiene problemas porque estarán bien aconsejados y, en la mayoría de los casos, dispondrán de una asistencia que les acompañe.
Los que van solos, además de la clásica cantimplora de agua, deben llevar una pequeña merienda (fruta, bocadillitos con mermelada o miel y algunas barritas energéticas), aunque los que pedalean para divertirse o para pasar unas vacaciones en bici prefieran pararse en algún local típico para probar los productos de la zona: Lo importante en este caso es no exagerar porque después hay que seguir pedaleando para volver al punto de partida.
Recuerden, conviene llevar una cámara de aire de reserva, una bomba y el equipo de primeras reparaciones que se puede colocar cómodamente bajo el sillín: También hay que llevar un tip top, un desmontable, un tronchacadenas y las llaves allen del 4, del 5 y del 6.
Por el verano puede ser útil también una barra contra las picaduras de insectos. Por último, conviene llevar algunos euros para casos de emergencia, los números útiles de la zona e, incluso, el móvil, que tiene que estar apagado y que se puede usar sólo en caso de absoluta necesidad.


Valid XHTML/CSS / Desing & Code Bifoz.com

© Copyright 2008-2011 Bike in Umbria